¡A vivir que son 2 días!

A vivir que son dos días! es el “claim” más popular entre los que dicen o pretenden disfrutar “a tope” de la vida que nos ha tocado. Hay otros más latinajeros como “Carpe Diem”, mal interpretados por cierto, y menos folkloricos ;-).

Algo con agua, dicese: playa, bañera, jacuzzi, spa, piscina,…..y algo con alcohol (normalmente alcohol con un yerbajo dentro llamado Mojito) se convierte en el paradigma de la felicidad para muchos y muchas (sin discriminación por favor, que aquí vamos al 50/50).

Si a esto le añadimos música, sol y carne, y mucha carne (no de la de comer), ya es el desenfreno juvenil, si le quitamos la carne, sirve para el resto de la población. Ah! y por favor que haya un camarero que nos sirva copas y comida sin parar (vestigios de neandertales, comer por si mañana no hay).

Digo que nos ha tocado vivir, porque uno no elige cuando nace, pero sí lo que hace. Y sobre todo de qué disfrutamos. En un mundo tan bonito, una naturaleza tan maravillosa, elegimos chiringuito, música atroz, alcohol y jacuzzi. ¿Que nos deja eso en nuestro recuerdo? ¿la vaga ilusión de habernos sentido principes y princesas de la disco por un día? ¿Habernos bañado en una bañera con chorillos nos hace tan felices?¿De verdad? 😉

El día que proclamábamos nuevo rey en España, mi amigo Martín y yo, poco afines a los jacuzzis y mojitos, decidimos hacer una ruta por el campo (no por repúblicanos, solo por ser festivo), algo como trekking, que es basicamente un largo paseo por el campo, disfrutando de la naturaleza, del paisaje, de las vistas y de ir con solo una mochila, agua y un bocata dentro. Elegimos disfrutar de la naturaleza que tenemos, de eliminar lo superfluo, el ruido, los camareros y los chiringuitos, para disfrutar de la paz, el silencio, nuestra conversación y poner a prueba nuestra capacidad de subir más allá de la “Bola del Mundo” (como suena esto!!….la bola del mundo) en vez de poner a prueba nuestra resistencia a trasnochar y al alcohol. El resultado: impresionante, satisfacción, descanso mental, emoción,…

Si “A vivir que son dos días!” lo resumimos en bañera+alcohol, ¿Qué miseria de vida tenemos?

 

Autor: ASHECTOR

https://www.linkedin.com/in/anselmosanchezhector/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s